19 junio 2019

XV Congreso Geológico Chileno: Concepción 2018

El 2018 nos permitió participar en eventos de gran importancia sobre ingeniería y geociencias en Bolivia, Perú y Chile, entre ellos el Congreso Geologico Chileno siendo todos estos espacios lugares propicios para la divulgación e intercambio de conocimientos.

Chile …

En el mes de noviembre asistimos al Congreso Geológico Chileno, en la Universidad de Concepción, allí presentamos un poster en el tópico de vulcanología y dos disertaciones sobre gestión de riesgo de desastres y movimientos en masa.

Poster del congreso
Poster del Congreso Geológico Chileno.

Avanzando de la visión habitual de la gestión del riesgo de desastres en Latinoamérica hacia una perspectiva efectiva en prevención y reducción de riesgos

Iniciamos nuestra participación en el Congreso Geológico Chileno con la presentación del trabajo: Avanzando de la visión habitual de la gestión del riesgo de desastres en Latinoamérica hacia una perspectiva efectiva en prevención y reducción de riesgos, en el cual se postuló una visión actualizada sobre el abordaje técnico y científico de la gestión de riesgos, promoviendo un enfoque más prospectivo en la aplicación de las ciencias ingenieriles, reemplazando el enfoque reaccionista habitual en la región.

Identificación de procesos asociados a la generación de flujos de detritos en las cuencas del parque nacional Tunari

También presentamos el trabajo titulado: Identificación de procesos asociados a la generación de flujos de detritos en las cuencas del parque nacional Tunari (Bolivia), en el cual se describieron los elementos que participaron en la generación de movimientos en masa con consecuencias adversas en esta región de Bolivia, así como el análisis geológico-geomorfológico-antropogénico del desastre ocurrido en febrero del año 2018.


Presentación de conferencia en la sesión de movimientos en masa.

Volcanes Americanos: de la supervivencia a la coexistencia

Por último, se realizó la exposición en modalidad poster del tema Volcanes Americanos: de la supervivencia a la coexistencia, en el que se destacaron los aspectos positivos de la presencia de los volcanes desde el punto de vista energético, minero, geoturístico, agrícola entre otros.

Todos estos temas, relevantes en el universo geocientífico, pero con pertinencia para toda la ciudadanía.

Exposición del poster

Exposición de poster en sesión de vulcanología.

SOBRERIESGOS mantendrá durante el 2019 una participación activa en eventos de investigación y divulgación científica vinculados a la ingeniería aplicada de alto nivel , la gestión de riesgos y la adaptación al cambio climático.

Seguridad Estructural ante desastres en líneas vitales sanitarias

En el mes de octubre SOBRERIESGOS participó en el “I Foro Internacional Optimización de la Gestión de la Infraestructura de Saneamiento Básico – Riesgos de Desastres Urbanos”, el cual fue realizado en la ciudad de La Paz (Bolivia), presentando la conferencia Aspectos de Seguridad Estructural ante desastres en líneas vitales sanitarias, este evento fue organizado por la Escuela Militar de Ingeniería, JICA y el Grupo de Gestión de Riesgos de FELACBEJA.

Cartel del evento.

La Seguridad Estructural

La seguridad estructural se refiere a una serie condiciones que deben cumplir los edificios para considerar que las actividades para los que fueron diseñados pueden realizarse de forma segura, condiciones que aplican tanto para el uso previsto del edificio como para su periodo de construcción.

Su objetivo es prevenir el desastre secundario debido al daño de edificios en las zonas afectadas. Esto implica, que las edificaciones puedan dañarse sin llegar a poner en riesgo a sus ocupantes o a personas que se encuentren cerca de ellos, de la misma forma que funcionan los sistemas de absorción de energía por impactos en los vehículos, con estructuras de deformación programadas que reducen la energía que recibe el ocupante; de esta forma, se deben diseñar las edificaciones para que puedan aislarse del medio que transmite la energía que produce las deformaciones y los subsiguientes daños o para que se reduzca el efecto de esa energía disipando la mayor parte de la misma.

Lo anterior es esencialmente el propósito del diseño sismorresistente, que en el caso de los componentes de una línea vital sanitaria (instalaciones hospitalarias y asistenciales), es fundamental, pues los mismos, así como lo hacen los órganos vitales en el cuerpo humano, desempeñan funciones que no deben verse comprometidas bajo ninguna circunstancia. El colapso de una edificación debido a daños muy severos, se cataloga como parte de los efectos co-sísmicos de orden estructural esperados en instalaciones que no han sido diseñadas de manera sismorresistente o adecuadas para tal fin.

Desastres como los producidos luego de la ocurrencia de los sismos de Haití (2010) y Ecuador (2016), dejaron en evidencia las falencias de edificaciones hospitalarias respecto a la seguridad estructural, con consecuencias muy graves que dificultaron la provisión de la asistencia humanitaria a los afectados en estos eventos.

Hospital Turgeau (Haití), luego del terremoto del 12 de enero de 2010.

Esto deja claro que es necesaria una revisión y evaluación oportuna de las edificaciones existentes, en especial de  aquellas que constituyen las líneas vitales. Esto tendrá mejores resultados si se articula desde el nivel municipal hasta el nivel nacional, como una estrategia para la gestión de riesgos de desastres enmarcada en la prevención, en la que los profesionales del área estructural y patológica cumplen un rol protagónico.

Título de la conferencia impartida por SOBRERIESGOS.

Los lineamientos expuestos en el evento reseñado al inicio del texto acerca de la implementación de un programa de seguridad estructural se centran en 5 acciones generales:

1. Valoración de la seguridad estructural y la vulnerabilidad en la línea vital sanitaria.
2. Intervención de la vulnerabilidad en los establecimientos existentes (reversión de la vulnerabilidad y gestión correctiva del riesgo).
3. Planificación y optimización de las normativas para el desarrollo de nuevos proyectos (gestión prospectiva del riesgo).
4. Fortalecimiento de los preparativos para emergencias y desastres.
5. Seguimiento, monitoreo, revisión y mejoramiento.

Promover el mejoramiento de la seguridad estructural a todo nivel, en todo tipo de edificaciones, sobre todo en aquellas que forman parte de las líneas vitales urbanas es primordial para enfrentar escenarios de desastres y reducir la posibilidad de que estos se materialicen.

VII Congreso Latinoamericano de Túneles

El VII Congreso Latinoamericano de Túneles «Tunnel&Mining»  se celebró del 31 de julio al 2 de agosto del corriente en la ciudad de Lima,  Perú. Este prestigioso evento reunió a profesionales de todo el continente y de España, quienes compartieron experiencias y novedades tecnológicas relacionadas a la construcción de obras subterráneas para proyectos mineros, viales e hidroeléctricos.

Fue también oportunidad para la presentación del trabajo «Controles aplicados a los fluidos provenientes de la excavación de túneles», en el cual se resaltaron las múltiples situaciones de interés para el control de riesgos asociadas al entorno hidrogeológico y su interacción con la obra subterránea y el ambiente externo a los túneles, destacando la necesidad de una adecuada prospección geológico y geotécnica para la reducción de problemas que puedan comprometer la integridad de los proyectos y la seguridad de sus ejecutores y beneficiarios.

En general, la inversión que representan los estudios de caracterización y prospección geológico-geotécnica ronda en el 3% del monto del proyecto asociado, por debajo de este porcentaje, los problemas en la ejecución y operación de los túneles son bastante probables.

Las situaciones abordadas en la conferencia fueron:

1. Presencia de minerales susceptibles a expansión física o química en la excavación.
2. Presencia de acuíferos no detectados durante la exploración geotécnica.
3. Fluctuaciones violentas en el nivel freático.
4. Disposición de efluentes acidificados a cuerpos de agua superficial.
5. Modificación de oxigenación de cuerpos de agua superficial.
6. Reactividad ante ciertas mezclas de hormigón o explosivos.
7. Actividad hidrotermal.

En ellos se describieron efectos como la incidencia de la existencia de fluidos con composiciones agresivas y cantidades particulares que puedan tener impactos en la reología de los sistemas de estabilización (reducción de la vida útil y resistencia de elementos por efectos físico-químicos); así como en el ambiente, teniendo efectos como los derivados por cambios en el nivel freático capaces de producir perturbaciones en el equilibrio químico de cuerpos de agua superficial debido a la erosión y oxidación de sedimentos secos, la acidificación y cambios de la oxigenación de cuerpos de agua superficial que pueden degradar hábitats de diversas especies haciéndolos inhabitables, la contaminación de acuíferos y suelos, entre otras consecuencias.

Muchos riesgos en la excavación de túneles corresponden a deficientes o inexistentes caracterizaciones hidrogeológicas.

Se destacó el especial cuidado que debe tenerse al trabajar en zonas próximas a acuíferos, en ambientes kársticos, ambientes con materiales susceptibles a expansividad física o química (arcillas, anhidritas o yesos), en presencia de polisulfuros, sulfatos metálicos y sistemas de discontinuidades asociados a filtraciones caudalosas.

Ing. Miguel Ángel Morales durante su disertación.

La principal motivación de SOBRERIESGOS.COM para la presentación de este trabajo fue reivindicar a los controles hidrogeológicos como parte de los procedimientos fundamentales a seguir en el control de calidad de la ejecución de túneles y la reducción de riesgos en su construcción y puesta en operación, quedando en claro que los recursos que no se invierten en prospección e investigación, luego se gastan con creces en estudios de patología y costosas reparaciones que pueden hacer inviable cualquier proyecto.

 

III Taller Seminario Internacional «Administración de Servicios Médicos en Emergencias y Desastres»

Los días 28 y 29 de junio del corriente se celebró en el Hospital Municipal de Cotahuma de la ciudad de La Paz, (Bolivia) el III Taller Seminario Internacional: Administración de Servicios Médicos en Emergencias y Desastres, evento auspiciado por el Servicio Departamental de Salud de La Paz (SEDES), el Equipo de Asistencia Médica en Desastres  de los Bomberos Antofagasta (EAMD), el Grupo de Gestión de Riesgos de la Federación Latinoamericana y del Caribe de Asociaciones de Ex-becarios en Japón (FELACBEJA), las asociaciones de ex-becarios de Ecuador, Chile, Perú, Uruguay  y Venezuela, y esta empresa.

Esta taller seminario contó con conferencias presenciales y video-conferencias de un grupo de profesionales en el área de la salud, la gestión de riesgos y emergencias, quienes compartieron desde diversos enfoques, aspectos fundamentales respecto a la planificación y manejo de los servicios médicos en circunstancias de crisis severas.

Poster del evento

En palabras de su organizador: el médico Carlos Oliver Llanos Valencia, responsable de emergencias y desastres del Servicio Departamental de Salud de La Paz “El seminario taller sirvió para identificar fortalezas del sistema de salud y del personal ante desastres, y logró crear una conciencia de prevención, misma que será incentivada con acciones posteriores en Gestión de Riesgos de Desastres; las vídeo-conferencias por su parte, ayudaron a identificar la necesidad de crear planes de emergencia y contingencia sobre la base de experiencias previas”.

Los temas desarrollados por SOBRERIESGOS.COM: “Aspectos a considerar en la inclusión de personas con capacidades diferentes en la Gestión de Riesgo de Desastres”y “Preparativos para situaciones de desastres en el sector hospitalario: directrices para la elaboración de ejercicios de simulacro  y simulación”, abordaron aristas complejas pero fundamentales en marco de la gestión prospectiva y correctiva de riesgos, resaltando la necesidad del trabajo multidisciplinario y la coordinación interinstitucional y comunitaria.

Ing. Miguel Ángel Morales. Conferenciante del evento.

Esta tercera edición del evento demuestra la necesidad de ser constantes en los esfuerzos para el fomento de la prevención y la preparación de profesionales, a través del compartir de experiencias foráneas y la retroalimentación con prácticas locales, lo que incentiva la optimización de la respuesta ante calamidades y a la vez, la reducción de la posibilidad de que estas se materialicen.

Desarrollo de la 1ra. Conferencia de SOBRERIESGOS.COM.

Para SOBRERIESGOS.COM este tipo de iniciativas debe ser siempre apoyadas para que puedan crecer con cada edición y lograr una mayor cobertura y difusión de la información.

La Prevención Sísmica: Responsabilidad Compartida para evitar Desastres.

En tiempo reciente, sismos de diversas magnitudes se han generado en toda Latinoamérica, de los cuales muchos han sido solo perceptibles por equipos sismo-métricos, otros porque han ocasionado daños severos en regiones de países como Ecuador, México y Perú. Pese a esta realidad, la prevención sísmica sigue sin ocupar el lugar que requiere en la región como estrategia de reducción de riesgos de desastre sísmico.

Una frase muy conocida del escritor y periodista Mexicano Juan Villoro dice… «Los terremotos son los inspectores de la honestidad arquitectónica, hacen la auditoria que jamás hará el gobierno», deja en claro una realidad generalizada en la ingeniería urbana, pues son muchas las edificaciones que no fueron realizadas siguiendo especificaciones técnicas y colapsan al ocurrir los sismos.

Algunas edificaciones colapsan por ser de vieja data y no hacer sido acondicionadas a criterios de sismorresistencia actuales, por lo que no cumplen con las normativas vigentes en la materia; otras por ser producto de la auto-construcción (procesos informales de edificación en comunidades populares) así como por el empleo de materiales no regulados, y un último grupo de edificaciones que fallan por haber carecido de diseños óptimos y ser edificadas siguiendo métodos constructivos deficientes , lo cual las puede colocar en el mismo grupo de las primeras, teniendo como agravante en común, el hecho de la ocurrencia de omisiones involuntarias o muy voluntarias (la corrupción en un agente potenciador de desastres muchas veces ignorado) por parte de los entes competentes para fiscalizar overificar la situación de todas estas clases.

Otra muy pertinente  reflexión que aprendí del Dr. Ronald Torres (catedrático de la Universidad Central de Venezuela), señala que «existen dos tipos de estructuras: las que se diseñan y las que se caen», lo que nuevamente deja en claro que la problemática con la ocurrencia de los fenómenos sísmicos no radica en los eventos en sí, sino que se orienta más a la vulnerabilidad de nuestras edificaciones, aunado a otros tipos de vulnerabilidad, asociadas con el territorio, condiciones socio-económicas y políticas.

Acerca de la vulnerabilidad estructural, son muchos los centros de investigación que han realizado estudios sobre la interacción entre los medios roca-suelo-estructura y el desempeño de materiales (estudios reológicos, diseños sismorresistentes, etc.), además de estudios que se enfocan en la caracterización de la amenaza sísmica (microzonificación sísmica, levantamiento de registros históricos sísmicos), como de la conducta de la sociedad en diferentes momentos, asociados a la ocurrencia de sismos destructivos. Pero todos estos apuntan al mismo objetivo: prevenir la materialización de los desastres.

La prevención sísmica cuenta entonces con diferentes aristas, siendo que cada ciudadano, desde su área de conocimiento o de acción, puede aportar a desarrollar y fortalecer la prevención:

Por un lado los investigadores profundizando sus estudios y  difundiéndolos; los gremios y sociedades de ingenieros promoviendo la implementación de buenas prácticas, actualizando las normativas técnicas y exigencias constructivas; las universidades desarrollando programas de extensión para reeducar a los constructores populares; los educadores a todo nivel impartiendo la enseñanza sobre el entendimiento de los fenómenos sísmicos, el reconocimiento de las potencialidades y regulaciones naturales de los territorios, y practicas de autoprotección; y las instituciones del estado implementado políticas públicas orientadas a la prevención sísmica, consolidando a los organismos de respuesta a través del equipamiento y entrenamiento requerido para el despliegue adecuado en situaciones de emergencia, instruyendo la generación de planes de contingencia y mejoramiento de la seguridad de las líneas vitales, y de manera prioritaria, favoreciendo la constitución de mecanismos que contribuyan a la transparencia en la inspección y certificación de la seguridad estructural de edificaciones existentes y proyectos a desarrollar.

La prevención sísmica, al igual que la prevención en otras áreas, mientras más oportuna sea, resulta más eficaz, en la medida que permita instaurar conductas que hagan más consciente a la ciudadanía en la adopción de hábitos de autoprotección, dejando a un lado además a la informalidad urbanística la falta de planificación. Finalmente, es fundamental que el estado y la sociedad en estrecha cooperación, comprendan, que la inversión en la prevención, disminuye significativamente la posibilidad de ocurrencia de desastres, los cuales tienen un impacto económico contundente que constituyen obstáculos y conllevan al retroceso del desarrollo productivo territorial.

Tecnología para Mitigación de Riesgo de Desastres con Sedimentos usada en Japón

Modificado de trabajo presentado por Miguel Ángel Morales Collazos en las XIII Jornadas de Ambiente y Desarrollo CIDIAT-ULA (Venezuela, 2014).

La especial condición de Japón respecto a la exposición a procesos naturales (intensas precipitaciones, alta actividad sísmica y volcánica, etc.) capaces de transformarse en desastres tales como tifones, erupciones volcánicas, sismos, tsunamis, movimientos en masa, con un amplio registro de eventos adversos a lo largo de la historia, ha obligado a esta nación a desarrollar tecnología para hacer frente a una considerable variedad de riesgos.

Sus avances en  mitigación y reducción de riesgos de desastres son notables, lo cual se manifiesta con una progresiva y significativa reducción del número de muertes y pérdidas materiales, y una gran capacidad de recuperación económica posterior a los efectos de los desastres que lo han afectado.

Específicamente la tecnología denominada «Sabo«, aplicada a la mitigación de riesgos de desastres con sedimentos es de especial interés para Latinoamérica, debido a la alta recurrencia de fenómenos hidro-geodinámicos que se han materializado en desastres recientemente en nuestra región (La Guaira-Venezuela, 1999; Huauchinango-México, 2016; Mocoa-Colombia, 2017; Tiquipaya-Bolivia, 2018 entre otros).

Las obras Sabo se clasifican generalmente en tres grupos, referidos a trabajos para la prevención de desastres causados por flujo de detritos a través de la conservación de áreas montañosas; a la prevención de deslizamiento de tierras; y a la prevención de desastres por fallas o colapsos en laderas inclinadas.

   Presa abierta para captación de troncos.

La geología, la hidro-meteorología, la educación para la prevención, los modelos hidráulicos y la ingeniería forestal entre otras  herramientas integran la tecnología Sabo, que es implementada desde hace muchos años en Japón, cuyo mayor desafío consiste en monitorear y pronosticar con mayor precisión el efecto de los procesos naturales y antropogénicos, aplicando un control sobre estos con sistemas estructurales y no estructurales que operan en conjunto.

La filosofía y principios de las obras Sabo pueden adaptarse e implementarse a las condiciones de países latinoamericanos, partiendo de la comparación de las medidas aplicadas en estos con las experiencias de Japón, al igual que este país asiático desarrolló su tecnología a partir del intercambio cultural y científico con expertos europeos (especialmente holandeses y austriacos) hasta tomar una posición de vanguardia a nivel mundial en la materia. La existencia de un marco internacional para la cooperación técnica debe ser aprovechada por Latinoamérica.

En el año 1897 se promulgó en Japón la Ley Sabo, para el control del agua y sedimentos, para regular los procesos perjudiciales en las áreas Sabo-designadas y mejorar las instalaciones Sabo (http://www.sabo-int.org/law/japan.html). Posteriormente, en 1958 se promulgó la Ley de Prevención de Deslizamientos, con el objetivo de prevenir los desastres relacionados con estos movimientos en masa, y contribuir con la conservación de la tierra y la protección de los ciudadanos. Otras leyes han sido también creadas e implementadas en Japón, las cuales operan de forma conjunta a la implementación de las obras Sabo, cumpliendo una necesaria función regulatoria.

Uno de los pilares de la tecnología Sabo corresponde al modelado y caracterización de los flujos que pueden generarse en cauces asociados a terrenos en altas pendientes, para diseñar estructuras de control de erosión, transporte y canalización de sedimentos, separar las fases fluida y solida de los torrentes, monitorear y alertar sobre la generación de desplazamientos en masa peligrosos. Sabo funciona como un sistema encadenado, pudiendo contar con estructuras para el mismo fin con distintas dimensiones, o diferentes dispositivos que produzcan un efecto integrado en la reducción del riesgo de ocurrencia de daños asociados a la denudación, movimiento y depositación de grandes cantidades de sedimentos.

Las presas Sabo pueden adaptarse armónicamente al entorno.

Lo descrito previamente debe incluirse en los planes de manejo integrados de cuencas, y programas de recuperación forestal de las mismas, en especial cuando estas se asocian a zonas de aprovechamiento hidroeléctrico, minero, agrícola o silvícola, así como en entornos rurales y urbanos intervenidos.

Influencia Antropogénica de los Desastres con Sedimentos y su Desarrollo

Trabajo presentado por Miguel A. Morales Collazos en el IV Simposio Panamericano de Deslizamientos. Paipa, Boyacá/Colombia, 2012.

Resumen

Los desastres deben abordarse como consecuencia de procesos naturales e inducidos, cuya resultante es la afectación profunda, directa e indirecta a actividades económicas de la población y su calidad de vida; por lo que se consideran problemas ambientales construidos socialmente. Casos simbólicos como los aludes torrenciales que afectaron a El Limón (Estado Aragua, 1.987) a La Guaira (Estado Vargas, 1.999) en Venezuela, entre otros, tienen en común la integración de procesos físicos capaces de transformarse en amenazas y el emplazamiento y crecimiento de comunidades vulnerables y de baja resiliencia. La respuesta institucional a estos eventos ha sido tradicionalmente reactiva más que preventiva. El objeto de este trabajo es valorar la influencia de la intervención humana en el aumento de la vulnerabilidad y la catálisis negativa de las amenazas que han llevado a los desastres con sedimentos como consecuencia derivada de los fenómenos hidrometeorológicos, a representar las más altas cifras en daños y pérdidas económicas en los países latinoamericanos.

1. Los desastres con sedimentos en latino-américa.

Anualmente los daños producidos por los desastres vinculados a eventos hidrometeorológicos generan una des-aceleración en el desarrollo de las naciones debido al impacto económico y social de sus efectos. Para Venezuela y Colombia la proporción de afectaciones relacionadas con estos fenómenos ronda el 90%, dentro de la cual los desastres por sedimentos representan una elevada cifra con tendencia al aumento. Conocidos casos como el de Armero (Tolima, 1985),  El Barrio La Gabriela  (Antioquia 2.010) en Colombia, El Limón (Aragua, 1.987) (ver figura 1) y La Guaira (Vargas, 1.999) han conjugado escenarios con elementos en común, tales como procesos físicos recurrentes con capacidad transformadora y comunidades vulnerables con poca o ninguna preparación. La tendencia actual sobre la gestión de los riesgos de desastres en los países latinoamericanos es francamente reactiva, pero con un tímido creciente interés en la respuesta preventiva ante estos fenómenos.

Existe una responsabilidad compartida entre gobiernos y comunidades, en cuanto a los procesos de construcción de riesgos, particularmente del riesgo de desastres con sedimentos, lo cual  se manifiesta en la consolidación de asentamientos humanos espontáneos en lugares no aptos desde perspectivas ambientales, constructivas y sociales configurando sistemas de baja resiliencia, que al materializarse las amenazas provocan daños profundos en los mismos, como colapsos de viviendas, pérdida de infraestructuras, inhabilitación de servicios, personas heridas y muertas e impactos severos a las economías locales, regionales y nacionales.

Figura 1. Imagen del desastre de El Limón (Aragua 1987), que muestra los estragos que produjo el flujo de detritos en este estado centro-occidental de Venezuela.

2.  La construcción del riesgo.

El cambio climático ha  provocado alteraciones en procesos físicos como las lluvias y las sequías, pero a esto ha de añadirse la cada vez menos controlada intervención humana sobre laderas, cauces y zonas de depositación natural de sedimentos. Acciones como la modificación de la topografía, la construcción de taludes verticalizados, el mal manejo de los efluentes domésticos y las escorrentías, la auto-construcción no regulada, la disposición de desechos sólidos, la reducción de coberturas vegetales, inciden en forma agresiva sobre los procesos físicos, por lo que el aporte antropogénico a la potenciación de los riesgos de desastres con sedimentos y su materialización es no solo relevante sino decisivo.

Un ejemplo es el caso de la degradación que sufren las rocas en taludes intervenidos que han sido poblados y donde no existen redes formalmente constituidas para el manejo de los efluentes domésticos, sino que se utiliza el vertido directo de estos a los terrenos o pozos sépticos de dudosa calidad, que representan aportes constantes de material orgánico que descompone las rocas y debilita los suelos, de forma más lenta pero más intensa que las propias precipitaciones. El ejemplo expuesto es uno de tantos casos en los que no se ha medido las consecuencias a corto y mediano plazo de acciones humanas aparentemente irrelevantes.

El mal manejo de los desechos sólidos, que en la mayoría de los países latinoamericanos es un problema ambiental grave, comúnmente tiene impacto en los cauces de los cursos de agua, atribuyéndose a la disposición de estos en las cercanías de los afluentes y los sistemas de drenaje su colapso y el desbordamiento de quebradas y ríos. Es común también el emplazamiento de asentamientos humanos en los abanicos aluviales ó conos de deyección, siendo estos espacios naturales para la acumulación de sedimentos. No es en vano que las zonas con mayor vulnerabilidad expuestas a amenazas tangibles, son aquellas donde el crecimiento y “no” el desarrollo planificado han imperado, teniendo como determinante y detonante recurrente de desastres al propio ser humano. El ser humano fomenta sistemas vulnerables, y cada vez de forma más indolente impacta en el ambiente. Los procesos erosivos son de los más impactados antropogénicamente.

3.  Ingeniería aplicada al manejo del riesgo de desastres con sedimentos.

La geotecnia como rama de la geología aplicada, tiene herramientas para además de corregir problemas participar en la prevención de los riesgos de desastres y su mitigación. Las oficinas técnicas de instituciones públicas como la Protección Civil tienen la competencia en evaluación de riesgos, sin embargo, son múltiples las limitaciones con las que lidian estos organismos, entre ellas el recurso humano disponible.

Con todo y esto, son numerosas las posibilidades para el desarrollo de estrategias apoyadas en la aplicación de conocimientos técnicos e ingenieriles, que contribuyan a la identificación y reducción de riesgos de desastres, en el caso de interés, siendo clave para la consecución de su cometido la participación ciudadana.

A) La zonificación cartográfica de los procesos activos, terrenos inestables y elementos vulnerables, permite de forma general pero en escalas razonables, la jerarquización de las amenazas sobre las comunidades, en estos trabajos la comunidad puede participar activamente, trabajos bastante óptimos fueron realizados y aplicados por el proyecto PRECUPA en Ecuador entre los años 1994 y 1998 (Basabe, 2004).

B) El registro histórico de eventos locales con datos relativos a ubicación específica, precipitación, daños generados, acciones efectuadas, son de gran valor para la caracterización fenomenológica de los escenarios de desastre, una clase especial y correspondiente a los desastres con sedimentos son los inventarios de movimientos en masa, que se constituyen en un registro ordenado de la localización y las características individuales de una serie de movimientos en un área dada (GEMMA, 2007).

C) El uso de los sistemas de alerta temprana tanto los tecnológicos como sus equivalentes artesanales pueden brindar el tiempo necesario para la respuesta reactiva organizada como para el monitoreo preventivo requerido de aquellos eventos con desarrollos graduales, y también en su utilización es viable la participación de la ciudadanía.

E) La regulación de los procesos de auto-construcción, bien por medio de la capacitación técnica, procesos de contraloría locales que operen a la par de la restricción de espacios no aptos para fines específicos y la reubicación parcial o total de comunidades, que puede apoyarse de investigaciones como los estudios de microzonificación sísmica. Esta alternativa requiere de una óptima caracterización técnica, voluntad política, políticas públicas y cooperación de los ciudadanos, del caso venezolano se cita la  guía de identificación de problemas geotécnicos vinculados con la existencia de viviendas en terrenos inestables o potencialmente inestables (ver figura 2). En este punto también deben destacarse estudios tan valiosos y versátiles como los Planes de Ordenamiento del Territorio y Planes de Desarrollo Urbano, que definen el uso adecuado para cada unidad espacial y su aprovechamiento racional a futuro.

Figura 2. Portadas de la guía elaborada y utilizada por la Protección Civil del Estado Miranda.

4.  Aumento de los desastres con sedimentos.

El aumento al cual se hace referencia no solo es en número sino en su severidad, con el crecimiento poblacional y la intensificación de los fenómenos naturales se van extendiendo los escenarios en los cuales estos eventos pueden ocurrir, cada vez son más las cuencas intervenidas hacia sus partes altas y se densifican mayormente las áreas ya ocupadas, un factor importante es la modificación de las redes naturales de drenaje y el incremento en el transporte de sedimentos.

En la actualidad, el patrón de las precipitaciones en Venezuela ha tenido las siguientes características: lluvias cortas, muy intensas y frecuentes, esto define efectos significativos, como la saturación temprana de suelos, las denominadas “Flash floods” y variaciones en los niveles freáticos de los terrenos, con incidencia estrecha en la generación de deslizamientos. Comparativamente, en desastres como el de “El Limón” (1.987) y La Guaira (1.999), las condiciones hidrometeorológicas definieron precipitaciones casi continuas por largos lapsos, que superaron con creces los registros más altos tenidos para cada momento. Fueron entonces fenómenos extraordinarios, que encontraron sistemas condicionados y de baja resiliencia, propicios para descargar toda su potencia transformadora.

De los tres tipos generales de movimientos en masa; deslizamientos, fallas de talud y flujos de detritos, son estos últimos los que han dejado huellas más trágicas en la historia y son los que a menor escala territorial pero en entornos más urbanizados se vienen presentando con mayor regularidad.

REFERENCIAS

Basabe, P., (2004). “Landslide risk reduction in Ecuador: from policy to practice”. p. 279-288.

Morales, M. (2011). “Guía para la identificación de problemas geotécnicos asociados a viviendas en terrenos inestables y potencialmente inestables. Venezuela.

GEMMA, (2007). “Movimientos en masa en la región andina: una guía para la evaluación de amenazas”. p. 87-105.

Realizado el Webinario: Registros Históricos en la Reducción del Riesgo de Desastres

En el mes de febrero llevamos a cabo el segundo seminario web dictado de forma gratuita a más de 60 participantes pertenecientes a 7 países. Este segundo webinario se tituló «Los registros históricos en la reducción del riesgo de desastres», obteniendo una muy buena receptividad de parte de quienes lo realizaron debido a la pertinencia y vigencia del tema a tratar. La transmisión de este webinario está disponible en el siguiente vínculo de nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=RlYSsqw_eiY

Los registros históricos sobre desastres representan una compilación muy valiosa de información, que no solo permite reconstruir hechos vinculados a la ocurrencia de eventos adversos, sino que contribuyen a una más acertada y fundamentada toma de decisiones para la prospección y reducción de riesgos, repercutiendo tanto como fuente de consulta para los procesos de ordenamiento territorial, generación de políticas públicas, catastro y aseguramiento contra pérdidas, además de área de investigación histórica-social-económica.

La información existente en un registro histórico de desastres puede manejarse por medio de la estadística para realizar estudios multitemporales, evaluar los procesos de cambio en el desarrollo de las ciudades e incluso explicar procesos migratorios o hasta siniestralidad. Lo importante es que el registro describa de forma precisa el acontecimiento ocurrido, indique las fuentes informativas y pueda ubicarse espacial y geográficamente.Pueden construirse a escalas muy locales como regionales, abarcando períodos recientes hasta fuentes antiguas, pero tomando como principio la veracidad y ubicuidad de los datos utilizados.

En las publicaciones previas de nuestra página se presentó un trabajo sobre el Terremoto de Cúa (Venezuela) de 1878, elaborado a partir de la investigación y recopilación de datos asociados a la ocurrencia de este evento hacia finales del siglo XIX, para lo cual se emplearon registros históricos parroquiales y crónicas antiguas de esa población. (Artículo disponible en: http://www.sobreriesgos.com/sinopsis-del-terremoto-de-cua-de-1978/)

A mediados de la década de los 90’s se creó el proyecto DesInventar (https://www.desinventar.org/es/), el cual constituye un inventario de información sistemática sobre desastres cotidianos ocurridos de pequeño y mediano impacto en varias regiones del mundo.

Estimulamos desde nuestra plataforma a que estos registros se elaboren, partiendo del nivel comunitario, local, municipal, hasta contar con registros nacionales.

Citando al fallecido cantautor argentino Gustavo Cerati:

“Nuestro futuro depende de cómo entendemos el pasado”

Seminario Web: Los Registros Históricos en la Reducción del Riesgo de Desastres

Este segundo seminario web que sobreriesgos «Los Registros Históricos en la Reducción del Riesgo de Desastres» se realizará el día 18 de febrero, tiene por objetivo destacar la relevancia inventariar los desastres, a partir de la reconstrucción secuencial de eventos adversos ocurridos en una región común, lo que permite desde una perspectiva temporal, hacer una aproximación a la recurrencia o conducta cíclica de algunos acontecimientos, así como compilar cuantitativamente los efectos asociados a la generación de desastres.
Esta información al ser correlacionada con datos socio-económicos facilita la realización de análisis espaciales en territorios, con un manejo estadístico sencillo muy útil para la toma de decisiones que incidan en la reducción de escenarios de desastre, por medio de la planificación territorial, implementación de medidas estructurales y no estructurales de mitigación, y monitoreo oportuno de condiciones similares a las acontecidas en los desastres previamente generados.
Un registro histórico de eventos adversos constituye un inventario de sucesos con información concisa recabada de fuentes verificables, incide no solo la determinación de niveles de susceptibilidad regional, sino también en las valoraciones que realizan las empresas aseguradoras sobre bienes inmuebles y el valor catastral estimado.

La participación en este seminario web será certificada por la empresa consultora VELTER SRL y la plataforma sobreriesgos.com.

 

PERÍODO DE INSCRIPCIÓN CERRADO.

 

Realizado Taller Introductorio sobre el Proyecto Esfera en Cochabamba, Bolivia.

El pasado 6 de enero realizamos en la ciudad de Cochabamba (Bolivia), un taller introductorio sobre el «Proyecto Esfera: La Carta Humanitaria y las Normas Mínimas para la Respuesta Humanitaria», a 21 jóvenes voluntarios del SAR Bolivia en esta ciudad.

El Proyecto Esfera es una iniciativa de tipo voluntario que engloba a un amplio número de organizaciones humanitarias en torno a un objetivo común: mejorar la calidad de la asistencia humanitaria y la rendición de cuentas de los actores humanitarios frente a sus miembros, a los donantes y a la población afectada, este proyecto cuyos principios, normas y acciones a implementar cuenta con un manual, que desde el año 1997 y en espera del lanzamiento de su nueva versión (que ocurrirá en el año en curso), se va dando cada vez más a conocer y se implementa en un mayor número de actores en las áreas de prevención, preparación y asistencia ante crisis humanitarias relativas a la ocurrencia de desastres y conflictos bélicos entre otro tipo de acontecimientos, y la intención de la actividad que se llevó a cabo fue la de familiarizar a los integrantes de esta valiosa agrupación boliviana, acerca de estrategias que deben adoptar para mejorar los procedimientos y enfoques de su trabajo, desde su rol como trabajadores humanitarios.

Esta es la primera de varias actividades que se realizarán en apoyo a esta agrupación, propendiendo al mejoramiento continuo y progresivo de su formación técnica.

El Proyecto Esfera cuenta con su página web:  http://www.sphereproject.org/sphere/es/, a través de la cual pueden informarse sobre las actividades que se ejecutan para fomentar la utilización de su manual y constituir una comunidad de práctica referente a la asistencia humanitaria organizada y de alto nivel. También pueden seguir la cuenta twitter de esta organización: @SpherePro.

Un informe sobre la facilitación a este tema impartida por el staff de sobreriesgos.com será remitido a la organización del Proyecto Esfera en Ginebra y a su punto focal en Bolivia, constatando así los avances que se van materializando para contar con trabajadores humanitarios con una formación vigente y oportuna.

Les invitamos a estar al pendiente de nuestras próximas capacitaciones y a escribirnos para expresarnos sus opiniones sobre las mismas.